Una funcionaria de una fiscalía vendía armas y relojes secuestrados y cayó junto a tres cómplices

Es una empleada de la UFI de San Fernando. Descubrieron las presuntas irregularidades cuando un comisario se percató por las redes sociales que un hombre ofrecía pistolas y revólveres. Al avanzar la pesquisa culminó con cuatro detenidos.

20190815184631_aaa

Una funcionaria del poder judicial fue detenida en las últimas horas por disposición de la justicia de San Isidro acusada de ser parte de una banda que vendía armas de fuego y objetos incautados en procesos penales, informaron fuentes judiciales.

La mujer, empleada de cuarta categoría de la UFI de San Fernando, fue aprehendida junto a su pareja y dos cómplices y se negaron a declarar.

El titular de una comisaría de la zona había advertido por la red social Facebook que un usuario ofrecía armas de fuego y ostentaba sus vínculos con una funcionaria judicial.

Así, el jefe policial inició una pesquisa y con el aval de los fiscales José Amallo y Alejandro Musso, se realizaron allanamientos y detenciones.

En la investigación se logró determinar que además de 14 pistolas y revólveres vendidos, también habían comercializado relojes de alta gama secuestrados y depositados en sede judicial.